Pintar depósitos

Pintar depósitos

Pintar depósitos no es una tarea tan sencilla y requiere una pintura especialmente indicada para el tratamiento de estos elementos. Los depósitos pueden contener bebidas, aguas potables, alimentos sólidos, etcétera, y esta pintura puede estar en contacto directo o indirecto con todos ellos.

Las razones de pintar depósitos

Pintar depósitos es un tema bastante arduo que hay que tomarse muy en serio. Para hacerlo es necesario disponer de un equipo de profesionales habituados a este tipo de trabajo. Los productos utilizados deben estar de acuerdo a la normativa vigente en materia de seguridad e higiene y tener una declaración de conformidad alimentaria.

En Rai Pintores sabemos muy bien cómo funciona. Somos pintores industriales en Barcelona y llevamos a cabo un trabajo profesional muy riguroso para que todo salga bien. Cuando hablamos de depósitos, hay que seguir ciertas medidas de seguridad y una serie de procedimientos específicos.

Los productos usados deben garantizar la mayor higiene, por eso hay que conocer muy bien cómo funcionan estas pinturas y cuáles son sus propiedades. Dejando a un lado las reparaciones mayores, el pintado o repintado de estos depósitos debe cubrir las expectativas exigidas en materia de Sanidad.

Problema y solución

Antes de pintar depósitos es importante llevar a cabo un tratamiento previo que garantice su adherencia. Lo primero es eliminar las capas de pintura existentes por medio de dos métodos diferentes, como son la decapación química o el chorreado. Así se conseguirá la rugosidad adecuada y una base de metal que esté libre de óxido, de forma que las imprimaciones anticorrosivas se apliquen de manera óptima.

Pintar depósitos 3 - Pintar depósitos

No siempre resultan viables estos métodos, así que sin tener en cuenta limpiezas generales u otras reparaciones, resulta conveniente lijar la pintura existente. Tras hacerlo, hay que comprobar la adherencia de la nueva pintura para estar seguros.

Lo siguiente será hacer una limpieza y un secado de la base. Una vez seamos conscientes de que la superficie metálica se encuentra en óptimas condiciones, se procederá al pintado del depósito con la pintura adecuada.

Cuál es el procedimiento básico habitual

En primer lugar está la imprimación anticorrosiva. Existen dos opciones diferentes en lo que respecta a la imprimación: epoxi disolvente o agua.

Sea como sea, tanto en la primera opción como en la segunda, será necesario aplicar una o dos manos dependiendo de cada caso. La imprimación resultante facilitará la unión de pintura e impedirá la corrosión del metal.

Después está el pintado de la superficie. En este procedimiento son necesarias al menos 3 manos diferentes de pintura específica, apta para el contacto directo con alimentos. Estos productos son impermeables y ofrecen una alta resistencia química a los productos de limpieza utilizados para su desinfección.

Existen diferentes tipos de pintura alimentaria, aunque todas vienen con el marcado CE y cumplen con la normativa vigente. Sea como sea, deberá llevarse a cabo con el espesor adecuado. Decir que algunas de estas pinturas cuentan con una tecnología especial de inhibición antibacteriana, incluso pueden estar libres del compuesto de plásticos y aditivos Bisfenol A.

El tiempo de secado

Este tipo de pintura ofrece prestaciones muy buenas, aunque como mínimo tienen que haber pasado 3 días de curado. Sea como sea, es importante no someterla a ningún tipo de agresión, ya sea física o química, hasta una semana después.

En ocasiones se utiliza un sistema de secado forzado con aire caliente deshidratado. Esto hará que el tiempo de secado y su puesta en marcha sea menor. Un buen ejemplo de ello son el interior de las tuberías, donde se lleva a cabo una corriente de aire caliente deshidratado y un lavado de agua antes de ser utilizadas.

Pintar depósitos 4 - Pintar depósitos

Como ya se sabe, es necesario aplicar varias manos de pintura. Pues bien, a la hora de dar la segunda capa hay que tener en cuenta algunos aspectos: grosor de la capa, temperatura, humedad y ventilación.

Para que las condiciones sean óptimas, la temperatura de la base y la pintura no puede ser inferior a 10ºC ni superior a los 35ºC. En cuanto a la humedad relativa, no debe superar el 70%. Dicho esto, se cree que las temperatura y humedad ideales se encuentran en estos valores, 20ºC y 60%.

Métodos para la ayuda del secado

En caso de que ambientalmente no existan las condiciones adecuadas, se procederá al uso de deshumidificadores, extracción y ventilación de aire, etcétera. También hay que evitar la aparición de humedad por condensación, pues el curado de la pintura no sería el correcto.

Es preferible que la pintura no esté expuesta a agua o humedad por condensación durante los 3 primeros días de curado. De otro modo, podrían aparecer manchas y podría no secarse correctamente.

Por regla general, el tiempo de curación va desde los 7 a los 14 días, momento en el que podrá entrar en contacto con bebidas y alimentos. Cuanto menor sea la temperatura y mayor la humedad, mayor será el tiempo de curado.

Diferentes opciones del proceso de aplicación

Todo depende del tipo de pintura a utilizar. La pintura de acabado epoxi ofrece una gran resistencia al agua y a la abrasión química. Ahora bien, existen diferentes alternativas, todo depende del tipo de depósito o de los equipamientos a pintar.

Pintar depósitos 6 - Pintar depósitos

De esa forma, la pintura puede incluir diferentes propiedades multifunción, altas prestaciones o llevar una imprimación especial anticorrosiva que sea de secado rápido y escaso olor.

A la hora de llevar a cabo un mantenimiento industrial adecuado, también se pueden utilizar limpiadores especiales para eliminar hollín, mohos, requemados y grasa industrial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies