Pavimentos con sistema autonivelante

Pavimentos con sistema autonivelante

Los pavimentos industriales aportan soluciones y garantizan el buen desarrollo de la actividad, sea del sector que sea. El objetivo es evitar problemas futuros con respecto a su mantenimiento y mantener un entorno laboral propicio. Estos revestimientos deben cumplir con creces la normativa vigente y han de amoldarse a las exigencias de cada actividad (no es lo mismo pavimentar un pabellón deportivo que un área donde se manejen y procesen alimentos).

Las características que han de primar en todos ellos son: alta resistencia y durabilidad, fácil mantenimiento y seguridad. En el mercado existen muchos tipos de pavimentos, solo hay que encontrar el más adecuado dependiendo del campo de aplicación: suelos antideslizantes, resistentes a la abrasión, a los productos químicos, al tránsito de transeúntes, etcétera. Aunque en un primer momento no puedan parecer importantes, los revestimientos son una parte fundamental y siempre se ha de contar con la ayuda y asesoramiento de expertos cualificados que conozcan al detalle su composición y los sectores de actividad a los que normalmente se dirigen.

Principales características de los pavimentos industriales

En materia industrial lo más importante es la obtención de un espacio o entorno efectivo que sea apto para el trabajo y especialmente seguro para los empleados y usuarios, que no se desgaste con el tiempo o al menos que no lo haga con facilidad, que la limpieza sea simple y sencilla y que posea una gran resistencia.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
La industria del automóvil y los pavimentos

Los detalles son importantes y es preciso contar con revestimientos que aporten los mejores resultados y eviten posibles accidentes como consecuencia de posibles resbalones o caídas. Es imprescindible que los materiales sean de primera calidad, de manera que puedan adaptarse perfectamente a diferentes entornos. Todo esto facilita y promueve el funcionamiento normal de la actividad al existir un revestimiento especial que tiende a adaptarse a las necesidades de cada sector.

Los pavimentos continuos son aquellos que se aplican de forma continua, sin que existan bordes y juntas donde puedan acumularse toda clase de bacterias. Son muy utilizados en la industria de la construcción y en la industria química, de hecho, además de poseer multitud de ventajas técnicas con respecto a su gran resistencia y durabilidad, cuentan con una estética destacada que ofrece muchas posibilidades para cubrir las superficies de oficinas o centros comerciales. En cuanto a sus ventajas más importantes destacan las siguientes: son fáciles de instalar (aunque requieren la presencia de personal cualificado), suponen un menor coste, una mayor higiene, son altamente impermeables y presentan una gran resistencia a la abrasión, al desgaste y a los productos químicos.

Los pavimentos de resina epoxi suelen estar presente en los suelos de hospitales, gimnasios, residencias o escuelas, entre muchos otros edificios. Este tipo de revestimiento destaca por su mantenimiento sencillo y por su limpieza eficaz, y, dado que tiende a amortiguar las vibraciones y los golpes, es muy adecuado para aquellas zonas amplias y concurridas. Es ignífugo, muy resistente y reduce el riesgo de accidentes y lesiones. ¿Se le puede pedir algo más? Sí, porque estéticamente resulta muy vistoso, así que también suele instaurarse en tiendas o áreas deportivas.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
La señalización, elemento clave en los pavimentos

Los pavimentos antiestáticos son más exclusivos. Se aplican en hospitales, fábricas de elementos de cableado y componentes eléctricos e incluso en empresas donde se manejen materiales explosivos como las empresas armamentísticas. Estos pavimentos aseguran una mayor seguridad y fiabilidad para mantener el orden y disponer de un entorno de trabajo óptimo y eficaz. Los pavimentos con sistema antipolvo son otra novedad y suelen tener cabida en laboratorios, oficinas u hospitales. Ofrecen mayor durabilidad que otros revestimientos, son impermeables, por lo que resultan muy eficaces en ambientes húmedos, y su tratamiento les convierte en superficies muy resistentes a los productos químicos.

Excelencias en los pavimentos con sistema autonivelante

Los pavimentos con sistema autonivelante cuentan con superficies lisas que son insertadas en multitud de ámbitos profesionales como laboratorios, industria química, oficinas y hospitales. No posee uniones ni juntas, de ahí que su limpieza resulte muy efectiva, y su mantenimiento resulta una tarea muy sencilla, gracias a la unión de las diferentes resinas que forman parte de su tratamiento (poliuretano, epoxi, metacrilato y acrílica).

Su instalación está recomendada en áreas donde exista cierta afluencia de gente. El continuo tránsito de personas puede acarrear un desgaste de la superficie, algo que no sucederá en esta clase de pavimento, donde destacan sus muchas propiedades químicas y mecánicas, aptas para ciertos entornos de tipo industrial como fábricas. De cualquier forma, existe la posibilidad de darle un acabado más atractivo para que cumpla su función en otras salas de estética más llamativa como pueden ser unas oficinas.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
¿Cuáles son los tipos de pavimentos?

Otra característica más a su favor es que son antideslizantes, además, en sus materiales no se incluyen los disolventes, por lo que no resulta incompatible con el medio ambiente. Dentro de sus principales especificaciones está su capacidad de resistencia al fuego, a la compresión y a la tracción por flexión. Por todo ello, este pavimento es uno de los más completos que existen en el mercado.