Pavimentos con sistema monocolor

Pavimentos con sistema monocolor

El sector industrial requiere superficies de nivel, con características especiales que garanticen poder trabajar en un suelo seguro, de manera que los empleados y demás usuarios que lo pisen estén protegidos. En el mercado existe una amplia variedad de pavimentos diferentes para escoger el más adecuado dependiendo de cada actividad.

Uno de los más utilizados son los pavimentos con sistema monocolor por su gran durabilidad y resistencia. Son empleados en diferentes superficies industriales y se puede obtener en dos versiones diferentes: tratamiento FLS y el FS.

 

Principales ámbitos de aplicación

Ambos tratamientos, es decir, tanto el LFS como el FS son pavimentos de tipo granuloso y son usados en toda clase de superficies del sector industrial. Su ámbito de aplicación es realmente extenso, no solo abarca locales comerciales, oficinas o mataderos, sino que son utilizados como pavimentos para la industria alimentaria, en la industria química y mecánica y como pavimentos de parkings.

 

Principales características del sistema monocolor

El tratamiento denominado FS tiene un espesor de 2 a 3mm y cuenta con una relación calidad-precio increíble. La diferencia con el tratamiento LFS es su espesor, que, en este caso, va de los 4 a los 5mm. Ambos revestimientos tienen propiedades impermeables y una alta resistencia mecánica y química para soportar maquinaria y equipo pesado, así como la caída de productos químicos. Sus acabados son antideslizantes y es de fácil limpieza y mantenimiento. Su estética es ciertamente particular, con una carta llena de colores y una terminación brillante.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
Pintado y señalización de pavimentos

Estos pavimentos son bastante sólidos y pueden formar parte de cualquier superficie industrial, de hecho, su rigurosidad hace que puedan amoldarse a cualquier tipo de necesidad. Dentro de sus principales especificaciones destaca su gran resistencia a la abrasión, siendo muy duradero y resistente para evitar el desgaste y los rozamientos propios que tienen lugar en otras superficies como consecuencia de la erosión de ciertos materiales o elementos.

Resistencia al arrancamiento, no inflamable y sí ignífugo, resistencia a la tracción por flexión, resistencia a la compresión y al no contener disolventes resulta compatible con el medio ambiente. Estas son algunas de sus principales características y propiedades, de ahí que pueda ser utilizado en diferentes áreas o zonas de explotación industrial, ya sean pescaderías, supermercados, zonas de carga y descarga, cocinas industriales o naves industriales, en general, cualquier lugar que precise de una superficie resistente al tráfico de maquinaria o equipo pesado.

 

Cómo son sus acabados

El sistema monocolor cuenta con una carta increíble de colores, desde tonos estándar a otros más llamativos. Además, este tipo de pavimento puede mezclarse con pequeñas láminas decorativas que se instalan fácilmente en la superficie, por lo que sus alternativas estéticas son numerosas.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
La industria del automóvil y los pavimentos

Su acabado es rugoso, aunque su nivel de rugosidad viene determinado por varios factores fundamentales, todo depende del tamaño del árido utilizado, de si se lleva a cabo un lijado final con el fin de rebajar dicha rugosidad o si se da una capa mayor de resina. Sea como sea, su aspecto puede adquirir tres formas diferentes: mate, satinado o brillante.