Diferencias entre el pavimento de cemento y el de hormigón

Diferencias entre el pavimento de cemento y el de hormigón

A título general, los revestimientos pueden adquirir muchos usos diferentes: industrial, deportivo, urbano o simplemente decorativo, de hecho, existen todo tipo de pavimentos industriales dependiendo de las necesidades de cada sector. A la hora de elegir, hay que tener en cuenta una serie de circunstancias o características para que aporten soluciones efectivas y estén a la altura de las circunstancias. No solo se ha de optar por la superficie que a simple vista resulte la más adecuada, sino que hay que tener presente que sus materiales sean de primera calidad, que muestre una durabilidad considerable y que cumpla con todos los requisitos exigidos.

Los pavimentos más utilizados: cemento y hormigón

El suelo cemento se utiliza con regularidad a la hora de pavimentar carreteras, aunque también resulta muy común emplearlo en pequeñas construcciones. En los últimos años, se utiliza con mucha frecuencia por diversas razones: al minimizar las posibles deformaciones que se forman en la explanada y, porque al utilizar diferentes clases de suelo, se interrumpe la sobreexplotación de algunos yacimientos.

Este tipo de pavimento cumple con la normativa vigente en materia de construcción de carreteras, algo que no es de extrañar dado que dispone de múltiples ventajas. No solo se adapta perfectamente a diferentes terrenos o superficies, sino que, una vez se aplica, no origina polvo, es resistente, posee una durabilidad increíble y concede una gran estabilidad.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
El uso del microcemento en paredes

El cemento se mezcla con el resto de materiales para formar una masa muy compacta y sólida y, dado que cuenta con una resistencia ejemplar, a la hora de pavimentar carreteras se puede aplicar encima una capa fina de asfalto. Básicamente se compone de arena, arcilla y limo en diferentes cantidades, siendo la primera la más abundante. Con respecto a este pavimento hay que tener clara una cosa, y es que cuento más arenoso sea el suelo, más cemento habrá que añadir a la mezcla.

El otro pavimento es el de hormigón impreso, un sistema más actual que cuenta con una gran variedad de texturas diferentes y colores. Tal y como sucede en el caso anterior, son bastantes las ventajas de las que parte: conlleva un coste bajo, su mantenimiento es prácticamente inexistente, es impermeable (lo que hace que sea óptimo en superficies que estén expuestas a aceites y grasas) y, dada su gran dureza y resistencia, resulta muy apropiado en suelos castigados por el tráfico o el tránsito diario. De cualquier forma, una de sus principales ventajas reside en su estética de gran atractivo al adoptar diferentes formas y colores.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
Qué es el hormigón pulido

Este pavimento contiene una superficie pigmentada y su bajorrelieve está formado por piezas y texturas de la más diversa índole. Los grabados que dan lugar a su apariencia genuina se forman mediante moldes de neopreno de los que se obtienen texturas interesantes. Este proceso se lleva a cabo cuando el hormigón está fresco y dicha estampación puede adoptar la forma de pizarra, baldosa, adoquín o piedra natural.

Diferencias significativas entre el cemento y el hormigón

Es importante conocer cómo son y de qué están compuestos los diferentes pavimentos para formarse una idea más precisa en la cabeza y saber cuál es el más acertado dependiendo de la superficie o del lugar. El cemento y el hormigón no cuentan con las mismas funciones y las mismas características, tal y como se ha descrito anteriormente, cada pavimento es especial por múltiples razones. De ese modo, la apariencia y objetivos de cada uno varía significativamente.

Muchas empresas desconocen la diferencia y han de informarse antes de optar por uno o por otro, por eso resulta de vital importancia contar con la experiencia de una empresa experta en el mantenimiento de pavimentos que vele por la seguridad y fiabilidad de la empresa.

Es necesario matizar que para poder fabricar hormigón hace falta disponer de cemento en mayor o menor cantidad (todo dependerá del tipo de hormigón y del uso que se le quiera dar), algo que no sucede en el caso contrario, es decir, a la hora de fabricar cemento se necesitan algunos materiales concretos como arcilla y caliza, que serán molidos y posteriormente endurecidos con agua. Para que esta solución funcione correctamente, la arcilla y minerales utilizados han de mezclarse de forma homogénea, calentarse e incluir yeso en el preciso momento en el que se están moliendo.

EN RAI PINTORES TAMBIÉN HABLAMOS DE:
Qué es y cómo funciona el microcemento antideslizante

El color y la textura también los identifica. El cemento adquiere una tonalidad grisácea y el resultado final es una especie de polvo fino, mientras que el hormigón puede adquirir multitud de tonalidades diferentes y texturas llamativas. Tan solo hay que incorporar a la mezcla otros materiales como piedras naturales, ladrillo, vidrio o material reciclado para crear una estructura distinta y atractiva.

No hay duda, la característica que más les distingue se basa en el uso de materiales. Cualquier tipo de hormigón, sea cual sea, precisa el uso de cemento. Sin embargo, el cemento puede utilizarse en solitario con la ayuda de agua para generar una masa homogénea formada por la mezcla de dos elementos.