¿Cuáles son las etapas de un proyecto de obra civil?

¿Cuáles son las etapas de un proyecto de obra civil?

Los proyectos de obra civil abarcan toda clase de edificios, puentes, avenidas, ferrocarriles y, en general, estructuras de grandes dimensiones, y por ello suelen ser muy complejos. Las etapas que se llevan a cabo previamente son muy costosas, en cuanto a tiempo y dinero se refiere, e incluso suelen demorarse más que la propia fase de ejecución.

Fases del proyecto desde un punto de vista genérico

Cualquier iniciativa o proyecto de obra civil cuenta en principio con las siguientes fases genéricas:

  • El diseño tiene en cuenta la planificación del proyecto, su estudio e investigación. Cada actividad ha de justificarse en términos de viabilidad y esto es lo que se lleva a cabo en esta fase desde un punto de vista financiero, sostenible y técnico.

  • Una vez que se han establecido las bases del proyecto, la siguiente etapa se refiere a la licitación. Aquí, el proyecto se difundirá a los interesados (en caso de pertenencia propia) o se ofrecerá a una institución o contratista.

  • La ejecución es la última etapa, donde se lleva a cabo precisamente la ejecución de la obra. Todos los conceptos y elementos que se han tenido en cuenta en las fases o etapas anteriores tendrán por fin su razón de ser dentro de un contexto determinado, pues un proyecto de tal envergadura puede referirse a la necesidad de una zona concreta, una comunidad, un territorio, una región o un país.

Diferentes etapas que intervienen en un proyecto de obra civil

Cuáles son las etapas de un proyecto de obra civil 2 300x160 - ¿Cuáles son las etapas de un proyecto de obra civil?Las tres fases o etapas anteriores son solo una referencia, porque la ejecución de un proyecto de obra civil, ya sea de tipo arquitectónico o de construcción, puede resultar mucho más complejo y resulta necesario profundizar algo más sobre el asunto.

  • Para que una obra de ingeniería civil esté totalmente justificada, es necesario hacer referencia a una necesidad que cause impacto en el entorno en el que será levantada. Por tanto, lo primero de todo es identificar la necesidad o el motivo por el cual se requiere su construcción.

  • La localización exacta resulta algo primordial. Hay que tener en cuenta que se requiere un lugar concreto para ejecutar la obra y que son muchos los elementos que van actuar en torno a ella (logística, costes, materiales, etcétera).

  • Teniendo en cuenta los valores anteriores, hay que realizar un cálculo previo de toda la inversión e incluso se puede solicitar un presupuesto de todo el conjunto o de cada una de las fases de la obra.

  • Una vez establecidos los cálculos, se han de considerar las posibilidades de financiación con las que se cuentan y analizar las más habituales, ya sean préstamos, créditos y subvenciones.

  • Estudios de impacto ambiental y social, ese será el siguiente paso. La necesidad del proyecto ya ha sido determinada y ahora solo queda establecer los beneficios derivados del mismo, es decir, medir el impacto que tendrá en la sociedad o el entorno donde tendrá lugar.

  • Los documentos a añadir no son sino los permisos y trámites necesarios que se han solicitado previamente a la ejecución.

  • La fase de diseño entra en juego y es aquí donde se llevan a cabo los planos, bosquejos, diagramas y los cálculos necesarios para representar y visualizar el proyecto antes de ser ejecutado.

  • Una vez satisfecho todo lo anterior, se procede a la construcción de la obra. Para ello hay que definir a los responsables de cada labor y asignar los recursos.